Beneficios de las actividades físicas en la tercera edad

Se considera que los adultos de la tercera edad deberían realizar actividades físicas todos los días. El ejercicio regular puede influir en el logro de un envejecimiento favorable por lo cual cada vez son más las instituciones que lo recomiendan. Esto les va a ayudar a protegerse de accidentes cerebrovasculares, enfermedades cardiovasculares y de otras como la diabetes y mentalmente, reducirá el riesgo de padecer demencia.

Niveles recomendados de actividad física para los adultos mayores

Se recomienda que los adultos de más de 65 años realicen 150 minutos semanales de ejercicio como mínimo en actividades aeróbicas moderadas y 75 minutos en actividades aeróbicas vigorosas.

Ejercicios que pueden hacer los adultos mayores

Actividad física ligera

Cualquier tipo de movimiento suave se va a considerar actividad física ligera. Desde moverse por la casa, caminar, estar de pie hasta realizar actividades domésticas simples como barrer o hacer la cama. Se recomienda hacer estas actividades por 10 minutos seguidos.

Actividad aeróbica moderada

Algunos ejercicios aeróbicos moderados que se recomiendan para los adultos mayores son pasear en bicicleta, cortar el césped, bailar, entre otros.

Actividad física vigorosa

Este tipo de actividad implica un mayor aumento en el número de pulsaciones y la temperatura. Entre las actividades físicas vigorosas que los adultos pueden realizar se encuentran las siguientes: trotar, nadar, subir escaleras, bailar, montar bicicleta a un mayor ritmo.

Fortalecimiento muscular, flexibilidad y equilibrio

Los ejercicios con pesas son excelentes para trabajar el fortalecimiento muscular en los adultos pero en el caso de las personas de la tercera edad existen muchas otras alternativas igualmente efectivas. El yoga, taichí y pilates son 3 variantes que además de trabajar la coordinación cuerpo mente también ayudan en el fortalecimiento muscular, el equilibrio y la flexibilidad.

¿Cómo empezar?

Nunca es tarde para comenzar, es cierto que mantener una rutina puede llegar a ser difícil no solo en la tercera edad, pero esto no puede ser un pretexto. De hecho, mientras mayores sean los dolores, mayor debe ser la voluntad para llevar a cabo un buen programa de ejercicios, el cual puede mejorar tu calidad de vida de una manera impresionante. Debes consultar a un profesional que te indique qué tipo de ejercicios puedes realizar en dependencia de tus condiciones físicas, después de ello debes planificar en qué horarios y con qué frecuencia realizarás tu rutina. ¡Anímate ya, no hay tiempo que perder!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *