El estrés y sus consecuencias negativas sobre nuestra salud

Además de hacernos sentir irritados y agobiados desde el punto de vista psicológico, el estrés también trae consecuencias negativas sobre nuestra salud en general. En la actualidad es muy común que se vivan recurrentes episodios de estrés, pero, ¿cómo afecta esto a nuestro organismo? En este artículo te daremos la respuesta.

El estrés en el organismo

Es normal que en tu día a día te enfrentes a ciertas situaciones que te generen estrés, pero hay que saber distinguir cuándo estamos frente a una dosis aceptable de estrés y cuándo frente a una dosis excesiva. Es por ello que es necesario prestar especial atención a las señales que nos brinda nuestro organismo cuando estamos estresados:

  • Dolores de cabeza recurrentes
  • Problemas estomacales como diarrea o estreñimiento
  • Cansancio
  • Insomnio
  • Variaciones de peso corporal
  • Consecuencias del estrés crónico

Entre los signos de estrés crónico se encuentran bajadas de defensas, presión alta, diabetes, depresión, ansiedad, entre otros. El exceso de estrés también puede devenir en el consumo de sustancias nocivas para la salud como el alcohol y el tabaco, a los que se recurre para intentar relajar nuestro sistema nervioso. A través de los años, el estrés puede causar enfermedades serias tales como las enfermedades coronarias por lo cual es necesario que si sabes o sientes que estás estresado trates de atenderte.

Lo primero será que admitamos que necesitamos ayuda y lo segundo será pensar qué debemos hacer para curarnos. A continuación, te ofrecemos algunos consejos para intentar aliviar el estrés de la vida cotidiana:

  1. Hacer ejercicio físico

Si te sientes estresado, practicar actividades físicas es definitivamente la mejor forma de librarte del estrés cotidiano. Esto te ayudará a olvidar tus tensiones hasta lograr un estado de relajamiento casi absoluto.

  • Comer saludablemente

Las comidas ligeras y saludables está probado que ayudan a reducir los niveles de estrés en el organismo. Debes comer con tranquilidad, sin prisas, masticar lentamente.

  • Cambiar la rutina

Definitivamente esta es una de las formas más eficaces de desestresarse. Cosas tan sencillas como un viaje de campo, una tarde en la playa o sencillamente o una noche con tus amigos pueden marcar la diferencia. Si crees que no tienes tiempo, ¡haz el tiempo!

  • Descansar lo suficiente

Siempre que estés ante una situación estresante, el sueño te ayudará a librarte de esos pensamientos que te perturban. Es por ello, que, debes tratar por todos los medios de preservar tu higiene y calidad del sueño. Crea un ambiente agradable en tu cuarto y no realices actividades que estimulen tu sistema nervioso antes de acostarte tales como ver el televisor o navegar en internet.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *